Seguramente hayas escuchado recientemente que el consumo mundial del aceite de oliva no deja de crecer. Hoy queremos explicarte con datos su evolución en los últimos años.

Según las cifras del Consejo Oleícola Internacional, el consumo crecerá en esta campaña casi un 3% respecto a la anterior.

Buenos números para la industria del aceite de oliva. Según los últimos datos de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Oleícola Internacional, el consumo mundial de aceite de oliva en la campaña 2021/22 se estima que alcanzará las 3.214.500 toneladas, un 2,9% más que el año anterior.

Antes de esto detectábamos una tendencia negativa. Precisamente según el Consejo Oleícola Internacional, la campaña 2020/21, aunque aún se dispone de cifras provisionales, el consumo global alcanzó las 3.125.000 toneladas, un descenso del 4,4% respecto a la campaña anterior.

Tendencia global

Sin embargo, si se hace una comparación global, se observan tendencias a largo plazo muy positivas en cuanto al consumo mundial de aceite de oliva. Consumo que cada día irá consolidándose más.

En concreto, si lo comparamos con la campaña de 1990/21, el consumo mundial casi se duplicó. Vale la pena señalar, sin embargo, que los países que más han contribuido a este crecimiento son precisamente los que se mantienen fuera del Consejo Oleícola Internacional, sin embargo, el consumo en la UE ha disminuido significativamente, con respecto a la campaña 2004/05.

En la actividad más reciente, la UE representó el 50% del consumo mundial, mientras que en 2004 alcanzó el 70% del consumo total. Sin embargo, no es una “mala cifra” si se tiene en cuenta que este descenso se debe, ante todo, a un aumento del consumo fuera de la UE, uno de los mercados más atractivos para la industria olivarera española.

Ramas de olivo a la luz del sol

Aceituna de mesa

En cuanto a las aceitunas de mesa, el consumo se produce principalmente en los países productores miembros del Consejo Oleícola Internacional. De hecho, en algunos países donde la producción ha aumentado significativamente, como Egipto, el consumo también ha aumentado. En concreto, el consumo de Egipto en 1990 era de 11.000 toneladas y ahora es de 450.000 toneladas. Argelia pasó de 14.000 toneladas en 1990 a 285.000 toneladas en 2021, y Turquía de 110.000 toneladas a 325.000 toneladas.

En cifras generales, se espera que el consumo final en 2020/21 alcance los 2,7 millones de toneladas, mientras que el consumo en 2021/22 aumentará, pero aún no se ha especificado.

Si quieres seguir al tanto de noticias de interés para el sector no dudes en seguirnos en nuestras redes sociales Facebook, Instagram y LinkedIn.